En dermatología “hemos conseguido utilizar tratamientos menos invasivos, pero sólo para casos concretos”

IMG_0310

 

 

El prestigioso dermatólogo, Dr. Antonio Crespo, con más de treinta y cinco años de experiencia, comenzó ejerciendo en la sanidad pública para pasar más tarde a la privada, y tal como confirma él, siempre “hubo algunas diferencias entre el ejercicio público y el privado”. El hospital le gusta mucho, pero también el trabajo que lleva a cabo en lo privado, ya que “tiene sus incentivos”.

¿Por qué tomó la decisión de ejercer la medicina?

Siempre me gustó mucho la medicina, pero entiendo que influyó que mi padre también fuera dermatólogo. Cuando conoces algo desde pequeño te atrae más, otras especialidades me llamaron la atención durante el periodo de la licenciatura, pero dermatología fue la que más me atrajo.

¿Qué diferencias existen o ha encontrado usted entre la medicina pública y la privada?

Depende mucho de cada especialidad, cada cual te lo puede retrasmitir de una manera. El trabajo hospitalario, de principio, siempre suele atender pacientes más complicados, aunque no se pueda generalizar, pero siempre terminan en el hospital los más graves. Hay más medios y eso te permite estar en contacto con patologías más importantes y estar al día respecto a ellas. Si hablamos de la privada, existe el incentivo económico, pero en una especialidad como es la mía, los casos complicados van al hospital. Añado también que la privada te permite, cada vez más, hacer medicina con más nivel, pero yo sólo puedo hablar de dermatología.

¿Qué opina de la situación actual de la medicina privada en Andalucía y, en concreto, en Málaga?

En mi caso, estoy muy satisfecho, ya que he conseguido tener una consulta muy buena en la que, a veces, tengo más pacientes de los que en ocasiones puedo atender, está en ascenso, y por los compañeros que tengo cerca y los que también están empezando, muy bien formados, veo que también están trabajando mucho y avanzando. Los que están en sus inicios y quieren encauzarse hacia la privada, poco a poco lo están consiguiendo. La dermatología es una especialidad en pleno auge, teniendo en cuenta que es amplísima.

¿Los dermatólogos terminan especializándose?

Al final sí, aquí, en el Hospital Civil, tenemos dermatología pediátrica, unidad de melanoma, quirúrgica, consultas generales, aunque todos hacemos de todo, siempre cada uno está más especializado en unas cosas más que en otras. Pero mi especialidad ofrece un amplio abanico de posibilidades.

¿Cómo definiría su especialidad de dermatología?

Es una especialidad clásica que abarca la piel, sigue siendo eminentemente clínica al igual que el diagnostico, pero cada vez aporta más cosas. A medida que pasa el tiempo, hay técnicas quirúrgicas más sofisticadas, al igual que aparatos y, con ello, la especialidad avanza. La exploración no necesita de grandes medios en la consulta diagnóstica, pero sí se introducen para otros temas.

¿Cómo ha sido la evolución?

Los conocimientos progresan y hay muchos tratamientos novedosos como los llamados tratamientos biológicos, ha mejorado altamente la calidad de vida de muchos pacientes con psoriasis, recuerden que es una patología de inflamación y que afecta a un 2% ó 3% de la población. Y sin duda, el diagnostico precoz.

¿Cuáles son las técnicas pioneras que ofrece el mercado actualmente y de cuáles dispone usted en su  equipo médico?

Los distintos tipos de láser para patologías concretas, técnicas quirúrgicas clásicas como la técnica de Mohs que comprueba el tumor inmediatamente en el microscopio. Hemos conseguido utilizar tratamientos menos invasivos, pero sólo para casos concretos.

¿Qué tipo de casos son los más comunes?

Las consultas son muy variadas, pero frecuente es el acné, la dermatitis atópica, la alopecia y la patología tumoral, lo que es precáncer cutáneo. La gente está más concienciada y consulta más.

¿Ha notado un aumento en la patología tumoral desde los inicios de su carrera al momento actual?

Se nota que el diagnostico es mucho más precoz, salvo en casos concretos, actualmente nos enfrentamos a tumores de tamaños mucho más pequeños que los que yo veía cuando empezaba, aunque hay algunos que son tumores de crecimiento rápido.

Las lesiones son muy menores en tamaño, porque como ya he dicho, se consultan antes.

¿Recomendaciones?

Reservarse del sol, es beneficioso, pero hay que cuidarse de él y es más peligroso cuanto más clara es la piel, es el principal desencadenante del cáncer cutáneo, y eso la gente lo sabe.

¿Seria recomendable que todo el mundo utilizara crema de protección incluso en invierno?

Habría que individualizar un poco, no sé hasta que punto se puede hacer una recomendación tan general. Hay que matizar, no es lo mismo vivir en Málaga que en una latitud más alta, ni una piel clara ni una oscura o salir por la mañana o por la tarde a la calle. Todos esos matices hay que individualizarlos y el dermatólogo es el que debe recomendar.

¿Qué tipos de casos han sido los más complicados?

He tenido muchísimos a lo largo de mi carrera en todas las patologías, así como la inflamatoria o tumoral.

¿Diferencias entre un adulo y un niño?

Hay patologías más prevalentes según la edad, la tumoral se da más en los adultos, aunque existan determinados casos en niños. El adulto va cambiando su tipo de piel dependiendo de las situaciones de la vida, igual pasa en las embarazadas, que pueden sufrir cambios en la piel. El adulto siempre tendrá más patologías que un niño.

¿Qué opinión tiene del turismo sanitario?

Tengo información sobre el proyecto que estáis llevando acabo en la fundación Málaga Health y me parece muy interesante, es algo que en teoría debería funcionar y ser una oferta de salud, pero que conlleva otras ofertas en otros sectores, lo cual aportaría beneficios a otros campos que se verían relacionados con este tipo de turismo y sería muy satisfactorio para la provincia.

¿Existe calidad en la Costa del Sol para hacer frente a un turismo sanitario?

Puedo hablar de mi especialidad y, sin duda, existen magníficos profesionales que pueden tratar todo tipo de patologías.

La traumatología "es una especialidad práctica, no es una entelequia"

 

Dr. Negri

Argentino de nacimiento, pero médico español por los años que lleva ejerciendo en el país, el Dr. Jorge Martínez de Negri lleva desempeñando la profesión de traumatólogo más de veinticinco años. Desde que llegara a Pamplona en el año 2000, donde absorbió el máximo conocimiento y la experiencia que transmite un lugar de excelencia como aquella universidad, pudo llevar a acabo su trabajo un tiempo, por allá en el 2006, en Canarias y el resto, hasta el día de hoy, en Málaga. Cercano, claro y con un lenguaje médico entendible perfectamente para el paciente, disfruta de vivir y trabajar donde hoy lo hace, en Málaga y, en concreto, en el Hospital Vithas Parque San Antonio.

¿Por qué tomó la decisión de ejercer la medicina?

Tengo una gran herencia genética y familiar de médicos, eso fue un gran empujón, pudo ser la motivación. Me llevó a hacer algo que conocía. Y fundamentalmente, por coherencia con mi forma de ser, que es querer ayudar a la gente.

¿Y por qué la especialidad de traumatología?

Hace muchos años, remontándonos a una parte de la historia de la cirugía general, los cirujanos decidieron,  a parte de operar tripas, pulmones, etc., tocar la zona del músculo. En ese momento, en el que comienzan a trastear el aparato músculo esquelético, nace la especialidad de traumatología que, más tarde, se complementaría con cirugía ortopédica. En la actualidad,  la especialidad se llama Cirugía Ortopédica y Traumatología o Traumatología y Cirugía Ortopédica. En mi caso, yo soy más cirujano que traumatólogo. Hago traumatología, pero fundamentalmente soy cirujano ortopédico. La diferencia se encuentra en el tratamiento, es quien marca la separación, aunque la separación no es real, ya que está todo entremezclado.

¿Su mayor logro en esta carrera profesional?

Estar contento con lo que hago. Es difícil materializar, pero puedo decir que es el conseguir mantener un equilibrio entre el estar actualizado con los últimos avances y no perder los objetivos que te planteaste en tu época idealista, teniendo actualizado lo que te enseñaron tus maestros. También, el no haberte desviado en la vida, a pesar de las circunstancias que encontraste. Cuando terminas la carrera, te crees que tienes toda la capacidad del mundo, piensas que puedes llevar un hospital a Marte y luego te das cuenta, con el tiempo, que todo depende de las circunstancias. Mi mayor logro es haber seguido con los mismos ideales de cuando empecé.

¿En su especialidad, de qué se siente orgulloso de haber trabajado?

Estudié medicina en Argentina y cuando viene a España, entré a estudiar en la Universidad de Navarra. En Pamplona hice la especialidad y puedo destacar la suerte que tuve de haber tropezado con esa Universidad, la formación que pude tener y los maestros de los que aprendía tanto, sobre todo de mi profesor José María Cañadé, fallecido hace unos años, marcaron mi vida personal y profesional.

¿Por qué la sanidad privada?

He trabajado en la pública y en la privada, actualmente sólo estoy en la privada. La medicina es una sola y la obligación del médico es atender al enfermo. En España, la sanidad pública es universal y podemos decir que el 100% de la población está correctamente atendida. Pero la privada da cosas que no puede dar la pública, la atención rápida e inmediata de los servicios.

¿Qué opina de la situación actual de la medicina privada en Andalucía y, en concreto, en Málaga?

Cuando vine desde Pamplona encontré bastante diferencia entre Pamplona y Málaga. Teniendo en cuenta que Pamplona es muchísimo más pequeña que Málaga, ahí observé  la diferencia, Málaga tenía más cantidad de población y era mayor provincia, la calidad era más difícil de obtener, pero hoy día la cosa ha cambiado y la Costa del Sol ha conseguido una excelente calidad en medicina. En 2006, cuando viene de Canarias, la privada me llamó la atención. En ese momento, empezaron movimientos empresariales muy importantes en sanidad como la creación de Xanit,  lo que empujó a ver las necesidades de renovar los hospitales y clínicas, lo que dio el gran empuje en la Costa del Sol a la sanidad. Cambió el concepto, la estética, el trato y la idea de medicina privada.

¿Cuál era el concepto anterior y cuál es el actual?

La modernización no sólo desde el punto de vista estético del edifico que alberga el hospital o la clínica sino la incorporación de gente joven. No se puede valorar como un hecho aislado, sino que hay que tener en cuenta varios factores como: el cambio de mentalidad o la crisis. En épocas de crisis la gente se da cuenta que no todo el monte es orégano, las cosas son cíclicas y cambian, y hay que actualizarse, de esa manera, te ves capacitado de asumir riesgo, creo que la crisis fue un movimiento álgido. Y la filosofía empresarial de Xanit, quiso copiar prácticamente el modelo de la Universidad de Navarra, pero yo les dije que era prácticamente imposible.

¿Cuál es el modelo de Navarra?

La excelencia a través del trabajo. Tienen unos profesionales, que aunque no son los mejores retribuidos del país, trabajan con exclusividad. Eso es muy difícil de obtener, ya que se necesita mucha inversión tanto para el profesional, para tenerlo a tu disposición 24 horas, como para tener la tecnología punta. Esta forma de pensar de allí, hizo que las clínicas de aquí cambiaran y arrancara este nuevo tipo de modelo empresarial de clínicas.

¿Cómo definiría su especialidad?

Desde el punto de vista técnico, esta especialidad atiende las necesidades del aparato músculo esquelético tanto en lo que conlleva a la curación, regeneración y prevención. Es una especialidad práctica, no es una entelequia.

 ¿Cuáles son las técnicas pioneras que ofrece el mercado actualmente y de cuáles dispone usted en su  equipo médico?

Trabajamos con todas las técnicas. Abarcamos todas las subespecialidades.

¿Qué tipo de casos son los más comunes?

Dentro de la especialidad hay tres: patología de la rodilla, fundamentalmente la meniscopatía, el menisco que se rompe; la artrosis, enfermedad degenerativa que afecta a las articulaciones, la más común es la artrosis de caderas o de rodillas, en ello tienen que ver la genética, la alimentación, los factores corporales y la carga o sobrecarga laboral; y la hernia discal en la columna.

 ¿Qué tipos de casos han sido los más complicados?

Es una especialidad práctica, problema-resultado, la mayoría pasa por quirófano. Pacientes poliafectados y politratados son complicados. Lo peor es el mal estado previo al accidente del paciente. La dificultad es el punto entre lo que le ha ocurrido al paciente y las características de dicho paciente.

¿Dificultades de un niño respecto a un adulto?

No hay grandes dificultades. Los niños lo que tienen son ventajas, ya que poseen un aparato músculo esquelético en maduración y, por lo tanto, hace que sean más agradecidos a la hora de la respuesta después del tratamiento.

 ¿Qué opinión le merece el turismo sanitario?

La idea del turismo sanitario es un campo a desarrollar. Hace falta la implicación no solamente privada si no también de las instituciones que favorezcan la comunicación, ya que el problema está, sobre todo, en la comunicación, ya que los profesionales ya están. Hay mucho camino por recorrer, fundamentalmente dar a conocer las posibilidades que tenemos en la Costa del Sol, no es lo mismo rehabilitarse en un clima frío que hacerlo aquí con casi nueve meses de buen tiempo. El erario público también se vería beneficiado, ya que vendrían más pacientes extranjeros más a la privada que la pública, cosa que no pasa en la actualidad.

“El pasado año, nuestro equipo médico trató 25 niños de neonato con 1.500 g. y 10 de menos de 1.000 g.”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A pesar de llevar unos treinta años dedicándose a la medicina y, en concreto, a la pediatría, el Dr. Manolo Baca continúa teniendo la ilusión y la motivación con la que seguir avanzando en la excelencia médica. Sin tener un ambiente médico familiar, siempre quiso ser pediatra, porque le gustan “las especialidades en las que la gente se cura”.

¿Por qué eligió esta especialidad?

Me ha gustado tratar pacientes que el resultado fuera bueno. La pediatría tiene sus complicaciones, como todas, pero en la práctica es una especialidad positiva, en lo que se refiere a la solución del problema.

¿Su mayor logro en esta carrera profesional?

El ir adaptándome a las circunstancias. Ha cambiado todo tanto desde que yo empecé a estudiar la carrera, como nuevas técnicas. El adaptarme a entornos y situaciones distintas ha sido muy importante para mí y mi carrera.

¿Qué diferencia encuentra entre el trabajo hace veinte o treinta años y el actual?Hace treinta años el trabajo se podía considerar más artesanal, con las ventajas que tiene lo artesanal, pero con las imperfecciones que conlleva. Había bastante poca homogeneidad en la actuación. Es cierto que hoy día hay diferencias en lo que realiza cada profesional, pero se ha entrado en una actuación más coordinada, más consenso en lo que se hace, en una idea de intentar trabajar con evidencias y de tener como objetivo la excelencia. Creo que se está avanzando mucho desde el punto de vista tecnológico, porque hay mucha implicación tecnológica. Todo aquello que se supone que es tecnología artificial, se está adaptando. Eso va desde las redes sociales que está teniendo un gran impacto en mi especialidad hasta la medición de las constantes de niños que son incongruentes. Esa parte artificial digital está teniendo mucho impacto en pediatría.

¿Y lo bueno de años atrás?

Con la idea artesanal, había una implicación más personal. Seguramente las posibles utilidades tecnológicas no se podían utilizar, pero el pediatra estaba mucho más integrado en lo que era el entorno familiar. Diferente a hoy día, que existe desapego, pero por las circunstancias actuales, y eso hace que no exista esa implicación.

La idea de que el pediatra es uno más de la familia ha disminuido en intensidad. La prescripción se hace dentro de unos estándares mucho más movidos por criterios médicos, actualmente no se receta un antibiótico sin una justificación, cuando hubo épocas en que no se manejaban con la misma exquisitez. Por ello, en lo que es el terreno de la prescripción, hemos mejorado, los proceso son mucho más depurados. Hay mucha más conciencia, un punto de vista más científico. En cambio, el trato e implicación familiar ha disminuido. Ésto también se debe a la inmediatez, si tenemos al niño con fiebre, no esperamos a su pediatra, lo llevamos a urgencias, con lo cual aparecen una serie de profesionales fantásticos que resuelven la situación, pero hace que el contacto con el paciente sea distinto. En el terreno de la prescripción se ha ganado, no se receta con tanta ligereza.

¿Por qué la sanidad privada?

La privada no debe nacer para cubrir lo que falta en la pública, sino con la vocación de cubrirlo todo. Las posibilidades de innovación pueden ser mayores, ya que el tener unos recursos manejados de una manera más eficaz posibilita seguir implicando recursos para eso, cuando la pública tiene que hacer una distribución con una equidad que seguramente no le permite llegar a todas las posibilidades que existen.

Actualmente el ritmo de inversión es mayor en la privada, cosa que hace años no era así, la pujanza de la inversión está correspondiendo ahora mismo a la privada.

¿Qué opina de la situación actual de la medicina privada en Andalucía y, en concreto, en Málaga?

Bueno, Andalucía es mucho más grande que algunos países de Europa, yo toda la comunidad no la conozco, sí los grandes núcleos cono Málaga, Sevilla, Granada o Córdoba. En el nivel de la medicina privada es un icono sobre todo Málaga. Estamos a un nivel de desarrollo en medicina como cualquier región europea de las más altas cotas de desarrollo.

¿Cuáles son las especialidades mejor posicionadas en nuestra provincia?

Las de alta cualificación tecnológica, de tal manera, cualquier cirugía u oncología, queda por dar un salto muy importante en mi especialidad, pediatría. El nacimiento de prematuros y todas las técnicas de reproducción asistidas están cogiendo una pujanza tremenda en todo el mundo occidental. Nuestro país tiene una legislación que permite tener amplio desarrollo de todas estas técnicas de reproducción asistida. Tenemos el desarrollo tecnológico suficiente para poder entrar en las zonas de mayor intríngulis, en cuanto al diagnóstico genético en el tratamiento fetal, será un desarrollo tremendo en el embarazo, la fertilización y el nacimiento feliz.

 ¿Cuáles son los centros pioneros en ginecología o pediatría?

Barro para casa, en Quirón tenemos la única UCI neonatal que hay en Andalucía, con diez puestos intensivos de neonatales. El año pasado tuvimos veinticinco niños de neo con 1.500 g. y 10 de menos de 1.000 g. Hacemos en los prematuros todas la cirugías como la digestiva, urológica compleja y neurocirugía. Desde el primer día se apostó por ese desarrollo y es equiparable a cualquier centro nacional e internacional. Por eso, seguramente, de todos estos niños que te he ido nombrando, de los trescientos ingresos de niños, posiblemente un 30 %  fue de niños extranjeros.

¿Cómo definiría su especialidad?

Contiene todas las facetas. Va desde el cuidado y desarrollo del niño hasta la atención de toda la familia, teniendo en cuenta las circunstancias sociales que influyen en la familia y por el lado más tecnológico, necesitamos mucho, va desde los intensivos pediátricos al desarrollo en todas las especialidades. Nosotros tenemos endocrinología, reumatología, nefrología, digestivo e incluso cosas más especiales como una consulta para niños adoptados o anoréxicos.

 ¿Cuáles son las técnicas pioneras que ofrece el mercado actualmente y de cuales dispone usted en su  equipo médico?

En neonatal es fundamental conseguir la situación que tiene el feto intrauterino y eso se consigue, a veces, con artilugios tecnológicos muy complejos que van desde gases especiales que permiten el desarrollo del pulmón, como es el nítrico, a datos muy sofisticados que permiten el desarrollo de ese pulmón del niño de 400 g. y que, durante esos dos meses que se le presta asistencia, sea el correcto. Por no entrar ya en el terreno de la gama neurológica, porque para conseguirle el desarrollo de ese cerebro que durante el embarazo no dio señales negativas, pero que luego dio problemas, hace falta apoyarse mucho monitorizar parámetros muy concretos. Para niños más mayores y cuando llega la epidemia de problemas respiratorios, tenemos los gases como el helio, que creo que también somos centro pionero en tenerlo, o todo aquello que va relacionado con intervenciones de neurocirugía y con el control sobre la evolución que podría tener.

 ¿Qué tipo de casos son los más comunes?

Dos grandes puntos de atención: el recién nacido sano y en urgencias el niño con fiebre. En nuestra urgencia tenemos un sistema con una consulta especial, ahí se valoran si lo síntomas que trae el paciente son graves, de esa manera ningún niño con algo realmente importante tiene que esperar su turno, esa es una atención inmediata. El ser capaces de aportar algo nuevo cada año da tranquilidad a las familias. El año pasado vinos 40.000 niños en urgencias, ¡imagínate!

¿Qué tipo de casos han sido los más complicados?

Hoy día la pediatría abarca mucho. Los prematuros pequeñitos llaman mucho la atención, el primero que tuvimos en Quirón fue el séptimo parto que realizamos y fue una prematura que se llamó Irene y pesó 700 g.  También llevamos a cabo un gran logro cuando hicimos a uno de nuestros bebés una reconstrucción de la vena pulmonar. Habitualmente se ponen uno, dos o tres stents en la vena pulmonar y en la de esa niña pusimos 17.

Cada una de las especialidades nos ha ido dando paciente complejos. En pacientes con síndrome genético, como actualmente su diagnóstico es tan complejo, algunos diagnósticos son rechazados de otros centros y el tener la posibilidad de disponer de todos los diagnósticos moleculares nos ha dado la posibilidad de dar diagnósticos realmente complejos.

¿Dificultades respecto a un adulto?

Sobre todo es que las a especialidades pediatras no tienen nada que ver con las de un adulto. La diabetes de un niño es diferente a la del adulto, al igual que la psiquiatría o la hiperactividad o el autismo, nada parecido al adulto. Las personas mayores y los niños tienen especialidades que funcionan paralelar, pero que no tiene nada que ver. E incluso ni si quiera las técnicas que se usan.

En su opinión, ¿qué diferencia hay entre la sanidad pública y la privada?

He trabajado veinte años en la pública, así que conozco bien las dos. Son como una pareja que se tienen que entender, cada una con su parcela. La pública tiene la ventaja de tener un aparato enorme que es el Estado, con todo lo que eso significa y eso hace mucho en la plantilla y en los medios. La privada lleva mucho menos tiempo y es más homogénea, dependiendo en la zona donde te muevas del país, pero ha empezado intentando solventar lagunas que había en la pública. Tengo la sensación, visto desde fuera, que la gestión de la estructura es mucho más eficiente en la privada que en la pública. Con lo cual, los medios tienen una capacidad mayor de utilización y de rendimiento.

¿Qué opinión le merece el turismo sanitario?

Considero que el turismo sanitario es de las mejores cosas del mundo, ya que las posibilidades de tratamiento para una persona no deben depender de su ubicación geográfica. Málaga reúne todas las posibilidades para el turismo sanitario. El turismo de ocio nació como un concepto minusvalorado, pero pasaron los años y la provincia de Málaga se convirtió en un motor de la economía andaluza y eso es gracias al turismo. Y con el turismo sanitario, creo que va a pasará prácticamente lo mismo. Aún no se ve con la suficiente entidad como para sentirlo como un motor, pero estoy convencido que cuando pasen unos años, el motor de nuestra sanidad en la provincia y en la autonomía será el turismo sanitario. Si tengo una unidad médica muy potente de la especialidad que sea, ¿por qué una persona no va a venir a operarse aquí si  además tiene las mejores condiciones de clima, servicios, atención para su mejor y pronta recuperación? Incluso cuando está sano, son las mejores condiciones, mucho mejor cuando estás enfermo.

Quiero darlas las gracias por hacer este tipo de actividad, ya que muchas veces no valoramos, lo suficiente, que existan grupos  como Málaga Health que se dedique a pensar y tener imaginación para impulsar proyectos nuevos éste que genera calidad y riqueza.

Firmado: Manolo Baca.

 

 

 

 

“Prefiero ese paciente que confía en nosotros por nuestra calidad, eso es lo que se merece España”

Pablo Avilés

 

El Dr. Pablo Avilés conoció la profesión gracias a su padre, también odontólogo. Iba a la consulta de éste desde pequeño y absorbió la profesión desde entonces. Comenzó a estudiar en Madrid y cada verano hacía prácticas en la consulta familiar, empezó haciendo limpiezas y esa experiencia le ayudó mucho. Tanto a su padre como a él les ha gustado siempre mucho el bricolage y esta profesión tiene algo de ello.

¿Por qué eligió estudiar odontología?

Es cierto que mi padre me recomendó estudiar esta carrera y, por suerte, la opción elegida me gustó. Existe el riesgo, como le pasa a mucha gente, que al final se da cuenta que no es su profesión, ni lo que esperaba.

¿Cuántos años lleva en la profesión?

Quince años.

¿Trabaja en pública y privada?

Sólo en privada.

¿Por qué la sanidad privada?

La pública es más para médicos. En pública no hay odontología, antes había, pero poca cosa, solo extracciones.

¿Qué opina de la medicina privada en Andalucía y, en concreto, en Málaga?

La época de crisis ha hecho mucho daño al sector de la odontología, pero no por la desaparición de clínicas, sino de todo lo contrario. Empresarios, que no odontólogos, se pusieron a montar clínicas por el puro negocio y, con ello, comenzó una guerra publicitaria. Ésto también ha sido consecuencia de la salida masiva de licenciados. Las universidades han sacado cada vez más plazas, licenciándose en España entre 1.000 ó 2.000 odontólogos al año. La oferta de profesionales, la mayoría de los casos recién salidos de la facultad, aceptando salarios bajos y el interés del empresario de montar un negocio, aún sin conocimiento en la parte de salud, ha ofertado a la sociedad precios más bajos, pero de peor calidad, ya que el empresario quiere ganar dinero, pero en realidad no conoce lo suficiente la profesión como para hacer una valoración calidad-precio, cosa que sí lo puede llevar a cabo un odontólogo. Y a ésto, se suma que el empresario se mete en los diagnósticos sin saber. A largo plazo, se verá hacia donde nos lleva la guerra de precios, ya que el paciente, en la mayoría de los casos, no sabe diferenciar la calidad de un tratamiento u otro, sólo tiene como guía el precio. Por ejemplo, un implante se puede hacer manual o a través de tecnología, en ese caso, aumenta la calidad, pero también triplica el precio.

Por otro lado, la crisis también ha sido positiva, en tanto en cuanto, ha incentivado la preparación del recién licenciado. Al no encontrar trabajo, muchos profesionales han invertido su tiempo en seguir formándose con máster y especialidades y, aunque no tengan experiencia en la práctica, sí existen hoy en día muchos jóvenes odontólogos con mucho conocimiento teórico.

¿Existe una lucha por captar al paciente?

Yo no entro en la lucha por captar pacientes, en nuestra empresa, en Clínica Avilés y Román trabajamos con calidad y eso se refleja en el número de pacientes. No podemos estar explicando cada detalle de por que aquí cuesta un tratamiento el doble que en otra clínica, simplemente tenemos estos precios porque a nosotros nos cuesta eso. Tenemos suerte que no nos ha afectado la crisis como sí le ha pasado al profesional tradicional.

¿Cómo definiría la profesión de odontólogo?

Dentro de las ciencias de la salud, está bastante bien valorada y pagada, nosotros no jugamos con la vida de nadie y eso te quita mucho estrés en el trabajo. Hay mucha competencia, pero se puede vivir bien. Lo que sí que es verdad es que es una profesión que se da a la guerra de precios.

¿Cuál ha sido su mayor logro hasta ahora en su carrera profesional? ¿Cuáles son las técnicas pioneras que ofrece el mercado actualmente y de cuales dispone usted en su  equipo médico?

En el año 2006, traje una técnica de cirugía guiada por ordenador, para sólo tener que realizar incisiones mínimas. Fui el primero en traerla a Andalucía, tras coger mucha experiencia, me dediqué a explicarla a otros profesionales. Actualmente, sólo se usa para casos concretos.

La cirugía guiada mínimamente invasiva es un simulador que te hace una plantilla para que la coloques en la boca del paciente al igual que lo has visto en el software del ordenador, es una cirugía muy certera, impide hacer cortes en la encía del paciente y evitar posibles infecciones.

Por otro lado, para evitar esperar meses con un injerto de hueso, se utilizan los implantes cigomáticos o transcigomáticos, son más largos de lo normal, y se anclan en el pómulo por la cara interna. Utilizando implantes más largos, si no hay hueso maxilar, en la cara interna del pómulo con cuatro anclajes podemos colocarlo en el mismo momento. Eso fue una revolución, es una técnica llamada cirugía dental de cigomáticos con más de treinta años, inventada por el doctor sueco, Branemark, padre de la implantología dental moderna, pero que aquí en Málaga no se utilizaba hasta traerla nosotros.

También podemos hablar de la máquina de prótesis que tenemos en la clínica, única en Andalucía, y una de las tres existentes en toda España. Se trata de un centro de fresado de titanio y cromo-cobalto, subvencionado por la Junta de Andalucía.

Las estructuras metálicas que van dentro de las prótesis, siempre se habían hecho con técnicas manuales con cera y, posteriormente, una fase de yeso. Es un proceso con contracciones y dilataciones, lo que lleva a no tener un ajuste exacto. En el campo de la implantología todo debe ir perfectamente ajustado, lo ideal es hacerlo en titanio. De ahí, lo innovador de la máquina de fresado que ofrece la máxima precisión. Lo que realiza es el fresado de la estructura, se hace la pieza a medida de un bloque de titanio. Con esta máquina se diseña por ordenador y se saca en un bloque y con ajuste perfecto.

¿Qué tipo de casos son los más comunes?

Caries, es de las enfermedades no contagiosas que más prevalece en el mundo.

¿Y casos complicados?

No hay muchos, es más la estética. Como la estructura facial o la mordida que en odontología no podemos cambiarla, hay que derivarlo a un máxilofacial. Ese tipo de intervención es de la más complicada, pero la realizan nuestros maxilofaciales asociados.

¿Existe diferencias en odontología entre un adulto y un niño?

Para los niños hay tres tratamientos: en primer lugar, mantenerle el diente de leche, antes se quitaba, pero ahora se mantiene y se trata para que sirva de guía al definitivo y no se formen pequeñas anomalías. En segundo lugar, y si no ha llegado al nervio se hace un empaste, si ha llegado, se realiza una pulpotomía, es como una endodoncia, pero para el diente de leche. En tercer lugar, y si hubiera que quitar el diente, se pone un mantenedor de espacio. Si el diente es definitivo hay que mantenerlo a toda costa con diferentes técnicas. Por su parte, los adultos vienen por caries o mantenimiento estético.

¿Qué opina de la situación actual de la medicina privada en Andalucía y, en concreto, en Málaga?

No puedo dar una opinión en primera persona, sólo de oídas, por otros compañeros. Y como paciente, sólo acudo a la privada.

¿Qué opina de la idea que tenemos en la Fundación Málaga Health de conseguir que los pacientes vengan de otros lugares por la excelencia de la medicina en la Costa del Sol?

El poder acceder a gente que piensen que se lo vamos a hacer mejor que en su país puede pasar respecto a un marroquí, pero un inglés o un francés viene sólo por el precio. Ellos han venido por el boca a boca.

¿Qué opinión le merece el turismo sanitario?

Hace muchos años empecé ha tratar a pacientes de fuera, ingleses en concreto. Les salía mucho más barato tratarse aquí, pero no porque en Inglaterra fuera de peor calidad, sólo era por el dinero, se ahorraban miles de libras. En cambio, los pacientes que he tenido de Marruecos venían por mayor calidad y mejor precio que en su país. En definitiva, son dos tipos de turismo sanitario. El turismo que viene aquí porque es más barato que en su país, nunca me ha gustado, prefiero ese paciente que confía en nosotros por nuestra calidad, eso lo que se merece España.

Cardiología, entre las especialidades más avanzadas

Fernando Cabrera

El Dr. Fernando Cabrera, cardiólogo del hospital Xánit de Benalmádena tomó la decisión de dedicarse a la cardología por la complejidad que conlleva la profesión y en ella lleva atendiendo e investigando dieciocho años.

¿Su mayor logro en esta carrera profesional?

No existe el mayor; existen muchos logros (científicos, asistenciales… y todos los considero logros).

¿Por qué la sanidad privada?

Por la mala gestión de la pública.

¿Qué opina de la situación actual de la medicina privada en Andalucía y, en concreto, en Málaga?

Muy buena.

¿Cómo definiría su especialidad?

Actualmente de las más avanzadas, sobretodo en Málaga.

¿Cuáles son las técnicas pioneras que ofrece el mercado actualmente y de cuales dispone usted en su equipo médico?

El intervencionismo de cardiopatías estructurales y arritmias complejas, todas ellas disponibles en nuestro equipo.

¿Qué tipo de casos son los más comunes?

Insuficiencia cardíaca y enfermedad coronaria.

¿Qué tipo de casos han sido los más complicados?

Los desestimados por otros grupos.

En su opinión, ¿qué diferencia hay entre la sanidad pública y la privada?

Eficiencia.

¿Qué opinión le merece el turismo sanitario?

Apropiado dadas las infraestructuras y el turismo que se tiene de base.

 

En UCI "ves el organismo en su conjunto y puedes dar una respuesta integral"

rocio Aragonés

La Dra. Rocío Aragonés es jefe de UCI del Hospital Xanit de Benalmádena y como tantos otros doctores trabaja a contrareloj, pero el universo de la UCI es un reto día a día en el que se actúa con la inmediatez y en la línea que, en numerosas ocasiones, pende la vida del paciente con extrema gravedad.

 

¿Por qué tomó la decisión de ejercer la medicina?

Siempre supe que quería ser Médico desde que tengo uso de razón. Para proteger y sanar.

¿Y esta especialidad?

Desde que me acerqué al ordenador de elección del MIR en Madrid. Sabía que quería una especialidad central que entendiera el organismo en su conjunto y pudiera dar una respuesta integral. No me gustan las parcelas.

¿Cuántos años lleva en la profesión?

Desde el 98.

¿Su mayor logro en esta carrera profesional?

El crecimiento personal que experimento con el ejercicio de la misma.

¿Por qué la sanidad privada?

Porque tengo más libertad de actuación y puedo hacer la Medicina que quiero.

¿Qué opina de la situación actual de la medicina privada en Andalucía y, en concreto, en Málaga?

Que está en auge y que seguirá estándolo.

¿Cómo definiría su especialidad?

Somos los guardianes del Hospital, velamos porque los pacientes no mueran cuando no tienen que morir. Detectamos las complicaciones precozmente para que se recuperen lo antes posible, permitimos que la complejidad del Hospital avance. Estamos trabajando en equipo con todos los especialistas del Hospital.

¿Cuáles son las técnicas pioneras que ofrece el mercado actualmente y de cuales dispone usted en su equipo médico?

En la UCI que tenemos estamos al nivel de cualquier Hospital de referencia, lo único que no podemos atender son los trasplantes de órganos.

¿Qué tipo de casos son los más comunes?

Síndrome coronario agudo, postoperatorios de riesgo e infecciones.

¿Qué tipo de casos han sido los más complicados?

Los que tienen una carga emocional importante, pacientes jóvenes con enfermedades imprevistas y mortales que presentan gran incertidumbre. No porque fuera compleja la parte médica sino porque era complejo el manejo emocional con la familia y con el trabajo multidisciplinar. Son los retos más grandes, lo inesperado y muy trágico.

¿En su opinión, ¿qué diferencia hay entre la sanidad pública y la privada?

Que en la privada se puede tratar al paciente y a su familia de manera más personalizada, con más tiempo, lo que permite generar más cariño, que el campo sanitario es fundamental para la curación y la recuperación del enfermo.

¿Qué opinión le merece el turismo sanitario?

Es el futuro de nuestra ciudad y posiblemente de nuestro país si somos listos.

El equipo médico del Dr. López apuesta por el “Heart Team”, competentes en cada una de las subespecialidades

Foto Dr. Raúl lopez

El cardiólogo, Dr. Raúl López, puede enorgullecerse de que su equipo médico sea pionero en el implante de prótesis valvulares sin necesidad de intervención quirúrgica y en la ablación por catéter de la fibrilación auricular.

 

¿Por qué tomó la decisión de ejercer la medicina?El ejercicio de la medicina tiene mucho de vocación y gran parte de devoción. Es una forma muy particular de entender la vida. Entregas tus esfuerzos para intentar  que alguien pueda vivir un poco mejor. Eres  médico desde que  naces y después, por supuesto, la vida te hace.  Desde niño sabía que iba a ser médico.

¿Y esta especialidad?

La cardiología siempre me pareció una especialidad compleja. Lo difícil siempre lo asumo como reto, desde la humildad de saber que siempre quedan muchas cosas por aprender.

¿Cuántos años lleva en la profesión?

Sumando la formación vía MIR y el ejercicio profesional como cardiólogo, en torno a quince intensísimos años. Se es médico veinticuatro horas al día, todos los días de tu vida.

¿Su mayor logro en esta carrera profesional?

Hacer de lo cotidiano tu éxito. Que el trabajo del día a día  haga que te sientas satisfecho por  pequeños logros que pueden  hacer la vida un poco más llevadera a alguien que lo está pasando mal.

¿Por qué la sanidad privada?

¿Y por qué no? Creo firmemente que toda  persona debe tener sus necesidades sanitarias cubiertas por un sistema de protección público, el cual debemos cuidar y mejorar en todo lo posible. Partiendo de esta premisa, ¿por qué no puede existir otro sistema que sirva  de complemento al anterior? No se trata, en mi opinión, de sustituir uno por otro, sino de complementar uno con el  otro.

¿Qué opina de la situación actual de la medicina privada en Andalucía y, en concreto, en Málaga?

Es un sector en plena expansión y con muchas posibilidades aún por explorar. Se debe entender como una actividad económica más, cuyo potencial puede contribuir al desarrollo económico de nuestra tierra. Creo que, en la actualidad,  Málaga está a la vanguardia de ese desarrollo.  Su enorme potencial se basa en la gran cantidad de personas que nos visitan cada año. A estos visitantes se les puede ofrecer un servicio sanitario privado de calidad, que complemente a otros servicios clásicos de ocio y bienestar.

¿Cómo definiría su especialidad?

Es una especialidad compleja, ya que se encarga del diagnóstico y tratamiento de   enfermedades graves y potencialmente mortales, con síntomas muy variables que van desde los muy limitantes a las formas silentes y traicioneras. Subespecialidades dentro de la cardiología como el intervencionismo, la electrofisiología,  la cardioimagen y la cardiología pediátrica precisan un alto nivel de cualificación.

¿Cuáles son las técnicas pioneras que se ofrecen actualmente y de cuales dispone usted en su  equipo médico?

Entiendo que la clave está en el manejo integral del paciente. Nuestro equipo de trabajo se compone de miembros competentes en todas y cada  una de las subespecialidades, es lo que se conoce como “Heart Team”.  De esta manera, nuestro equipo puede ofrecer un enfoque cardiológico integral, con el uso de la mayoría de las  técnicas de diagnóstico y tratamiento disponibles en la actualidad, desde las más clásicas a las más novedosas. Nuestro equipo es pionero, por nombrar alguna, en el implante de prótesis valvulares  sin necesidad de intervención quirúrgica y en la ablación por catéter de la fibrilación auricular.

¿Qué tipo de casos son los más comunes?

La aterosclerosis es la auténtica epidemia de nuestro tiempo. En consecuencia, la cardiopatía isquémica,  en sus diferentes formas de presentación, es la enfermedad con la que más frecuentemente nos enfrentamos en nuestra práctica diaria.

¿Qué tipo de casos han sido los más complicados?

Cuando nos enfrentamos a pacientes en edades extremas de la vida. Enfermedades graves y potencialmente mortales en niños y en personas jóvenes. También en pacientes ancianos con múltiples enfermedades que se potencian e inestabilizan entre sí.

En su opinión, ¿qué diferencia hay entre la sanidad pública y la privada?

En nuestro país  tenemos la gran suerte de disponer de una sanidad pública universal y de  gran calidad. En mi opinión, el usuario de la sanidad privada busca comodidad,  libre elección de médico y de centro sanitario, así como horarios que se ajusten mejor a sus necesidades.

 ¿Qué opinión le merece el turismo sanitario?

Depende que entendamos por turismo sanitario. Si lo entendemos como personas no necesitadas que viajan a nuestro país para aprovecharse de nuestro sistema sanitario público sin haber contribuido y bajo la excusa de estar de vacaciones, me parece muy mal. Si por el contrario, entendemos por turismo sanitario aquella situación en la que personas nos visitan para disfrutar de los servicios de ocio y bienestar que les brindamos y que quieren complementarlo con el uso de un servicio sanitario privado, me parece muy bien.

"El corazón es un órgano especialmente mecánico", Dr. Fernando Carrasco

Fernando carrasco

 

El Dr. Fernando Carrasco es uno de los cardiólogos que  trabaja cada día tanto en la formación como en el trato con el paciente, porque según él, ésto es “pura vocación” y eso hace que la entrega sea diaria para lograr “formación ambivalente de dos superespecialidades que nacieron independientes como la imagen cardíaca y la cardiología intervencionista”. 

¿Por qué tomó la decisión de ejercer la medicina?

Como tantos otros profesionales de la medicina trabajamos por vocación, y ésta se inicia ya en fases tempranas del desarrollo personal. Si además se tiene gusto por el mundo de la biología y las ciencias de la vida en general el resultado está claro: estudiar medicina.

¿Y esta especialidad?

La cardiología es para mí muy atractiva por varias razones. Siendo el corazón un órgano esencialmente “mecánico” se puede ir mucho más allá en la comprensión de su funcionamiento, en el estudio de las enfermedades que le afectan y en los tratamientos que pueden aplicarse sobre él (médicos, quirúrgicos y percutáneos o intervencionistas). Gracias a ello la cardiología ha evolucionado mucho en las últimas décadas y es de las especialidades donde la medicina más puede hacer para favorecer la salud de las personas. ¡Ojalá!, pronto podamos hacer sobre otros órganos de funcionamiento más complejo, por ejemplo el cerebro, tratamientos similares a los que ya hacemos sobre el corazón.

¿Cuántos años lleva en la profesión?

Nueve años.

¿Su mayor logro en esta carrera profesional?

Conseguir formación ambivalente de dos subespecialidades que nacieron independientes: la imagen cardiaca y la cardiología intervencionista. Cuestión necesaria para el desarrollo de los nuevos tratamientos percutáneos para las enfermedades del corazón.

¿Por qué la sanidad privada?

Complemento deseable de la sanidad pública para pacientes, para profesionales del mundo de la salud, y para la administración sanitaria.  A los pacientes les permite tener una vía de escape para cuando se sienten desatendidos en la sanidad pública, como: listas de espera, incapacidad para acceder a especialistas, etc. Y a los médicos les permite desarrollarse profesionalmente, más allá de la oferta de trabajo público, debido a falta de contratos, inestabilidad laboral, necesidad de migración,… y a la administración pública le permite ahorrar, descargando presión asistencial de la sanidad pública.

¿Qué opina de la situación actual de la medicina privada en Andalucía y, en concreto, en Málaga?

Está en continuo desarrollo, dando respuesta a las necesidades crecientes de servicios sanitarios que tiene la población, que se cubren insuficientemente por un crecimiento mucho más modesto y, a veces, en sentido negativo, recortes, de la sanidad privada. Por suerte, Málaga, por su especial vinculación con el turismo en la Costa del Sol cuenta con una mayor infraestructura sanitaria privada que da también cobertura a los malagueños.

¿Cómo definiría su especialidad?

Es una especialidad donde es muy claro el beneficio de la prevención de la enfermedad y de los tratamientos cuando la enfermedad ya está instaurada. Hablamos no solo en términos de calidad de vida.

¿Cuáles son las técnicas pioneras que ofrece el mercado actualmente y de cuáles dispone usted en su equipo médico?

En los últimos años se han desarrollado mucho los tratamientos realizados mediante cateterismos. Tanto en enfermedad coronaria (infarto de micoardio, angina de pecho), como en problemas valvulares (estrechez de la válvula aórtica, de la válvula mitral o déficit de cierre de dichas válvulas). Igualmente se ha desarrollado mucho en el mundo de las arritmias (ablación con catéter de fibrilación auricular u otras arritmias, implante de resincronizadores y desfibriladores). En Málaga, pueden tratarse todas ellas según las más novedosas técnicas por equipos con contrastada experiencia, tanto en la sanidad pública, como en privada.

¿Qué tipo de casos son los más comunes?

Enfermedad coronaria (angina, infarto,…) tratados con stent, estenosis aórtica, insuficiencia mitral, taquicardias supraventricualres, un largo etcétera.

En su opinión, ¿qué diferencia hay entre la sanidad pública y la privada?

La principal diferencia es el acceso libre a especialistas médicos que se tiene en la sanidad privada, lo que acelera el diagnóstico y acelera también el inicio del tratamiento.

¿Qué opinión le merece el turismo sanitario?

Excelente oportunidad para dar un valor añadido a la excelente oferta turística de Málaga y “exportar” medicina de gran calidad desde España, creando consecuentemente beneficios para el conjunto de la sociedad.

Dr. Casielles, pionero en España en el “método Ponseti” para el pie zambo

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Hace más de 20 años, desde EE.UU., el malagueño Dr. Rafael Casielles importó el “método Ponseti” para tratar el “pie zambo”. Pionero en Europa en el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad, no sólo la ha aplicado en la Costa del Sol (España), también ha sabido transmitir su conocimiento a través de viajes y colaboraciones con ONG, en casos como su estancia en India con la Fundación Vicente Ferrer o en Madagascar.

 

Miembro fundador de la Sociedad Española de Ortopedia Pediátrica (SEOP) y del grupo de estudio del tratamiento de Ponseti en España y del resto de Europa, el Dr. Casielles aprendió dicho método del emérito Dr. Ponseti en el Hospital Universitario de Iowa.

 

¿Por qué tomó la decisión de estudiar medicina?

No tenía otra opción mejor, vivía en un ambiente familiar médico, pensé que era lo más práctico, fue una decisión muy cerebral, la verdad, no existía una clara vocación.

 

¿Y la elección de esta especialidad?

La elegí tras un periodo de estudio de la medicina, aunque fue pensado, siempre te sorprendes a ti mismo. Me gustaba mucho el deporte y me incliné hacia la medicina deportiva, me llamaba mucho la atención la patología de columna, pero la vida un día te da la vuelta y comencé a dedicarme a la ortopedia infantil. Todo empezó porque me trasladé al Hospital Materno Infantil (Málaga), lo que fue para mí todo un desafío. El llegar al conocimiento y la experiencia que hoy día tengo, me ha costado mucho dinero, tiempo y superar dificultades que te pone el camino de la medicina, pero estoy muy orgulloso.

 

¿Cuántos años lleva en la profesión?

Desde que tenía poco más de veinte años y hasta ahora que tengo 65, llevo toda la vida.

 

¿Su mayor logro en esta carrera profesional?

Me fui en el año 92 a EE.UU., por lo mal que, en aquel momento, estaba esta especialidad en Málaga, había incompetencia a nivel técnico. Esta especialidad es una de las que más instrumental necesita. Es muy complicado el material que utilizamos a la par que sencillo, en esa época el instrumental estaba muy abandonado. A mi llegada a EE.UU., tuve un profesor que se llamaba Ponseti el cual me guió, una autoridad mundial. Él inventó una técnica, la “técnica Ponseti” para aplicar en el pie zambo, completamente diferente a las implantadas por aquel entonces en España. Para el pie zambo no hago operación, realizo unos determinados cortes y pongo yeso, y posteriormente, un aparato, todo lleva su tiempo. Soy el primero que, en España, comenzó a trabajar con ese tipo de método. Tengo una compañera en Barcelona que empezó tres o cuatro años después y también lo aplica.

 

Processed with VSCOcam with c1 preset

 

¿Sanidad pública o privada?

Acabo de dejar la pública y sólo estoy en la privada, pero, a lo largo de mi carrera, he compatibilizado la sanidad pública y la privada.

 

¿Qué opina de la situación actual de la medicina privada en Andalucía y, en concreto, en Málaga?

Hay mucha oferta, en clínicas hay de todo, mejores y peores. Respecto a los profesionales hay gente fantástica como los cardiovasculares. Pero de lo que sí me puedo quejar, es que los excelentes profesionales no están remunerados al nivel que deberían. Algunas compañías privadas pagan por un par de horas de cirugía, ciento y poco de euros por la operación. Evidentemente, no sólo vivimos de eso, en mi caso, tengo pacientes privados gracias a mi prestigio, hay enfermos que vienen de otras ciudades buscando segundas opiniones y llegan a mi consulta directamente. Un paciente de Gibraltar llamó al Hospital Universitario de Iowa y lo remitieron a nosotros, le dijeron que no fuera, que nos tenía a nosotros aquí al lado.

 

¿Cómo definiría su especialidad? La especialidad es Cirugía Ortopédica en la rama de infantil, Ortopedia Pediátrica. En Cirugía Ortopédica y Traumatología arreglamos a la gente el chasis, ponemos en condiciones huesos y articulaciones que no están bien. La parte infantil tiene particularidades, el niño no es un adulto en miniatura, como mucha gente puede pensar. Nosotros tratamos muchos enfermos neurológicos. Pie zambo hay 1 de cada 1.000 partos, dado que ya se consigue sacar adelante embarazos complicados. Y hay enfermedades y circunstancias que crean problemas neurológicos.

 

¿Cuáles son las técnicas pioneras que ofrece el mercado actualmente y de cuáles dispone usted en su equipo médico?

Los protocolos que se practicaban en el Hospital Universitario en Iowa y que importé a Málaga. Tratamientos para la luxación congénita de cadera y para otros casos neurológicos. Somos un servicio muy prestigioso gracias a los contactos que me traje de EE.UU., podemos decir que Málaga está en primera línea mundial. Es muy importante para la medicina lo que los estadounidenses llaman la “súper especialidad”, la especialidad de la especialidad.

 

¿Qué tipo de casos son los más comunes?

Pie zambo y luxaciones congénitas de cadera, fracturas y ciertas enfermedades menos conocidas, enfermedades infecciosas de tipo vírico. Patologías del pie y cadera. Algunos de mis pacientes, que los traté recién nacidos, ahora tienen veinticinco años. La mayoría de los casos quedan solucionados, aunque existen algunos en los que revierte el caso, pero tiene solución, hay tratamiento.

 

¿Qué casos han sido los más complicados?

De diagnosticar, son los neurológicos y una enfermedad que se llama artrogriposis que no es muy frecuente, pero que existe. Evaluar a un niño y diseñar un tratamiento es complicado. El tratar un pie zambo requiere de seis años de tratamiento. Una luxación de cadera también lleva unos años. Todos tienen un seguimiento largo y controles. Hay cirugías muy laboriosas o métodos como el dar diferentes cortes desde la pelvis hasta el pie, se van cortando los músculos contraídos para conseguir la colocación correcta de la extremidad, se hace con hoja de bisturí, es más la mano del profesional.

 

¿Qué dificultades existen entre un adulto y un niño en esta especialidad?

Casi el 80% de los niños no tienen nada. Con los niños es más complicado llegar a saber que le ocurre, es más una investigación policial, no llegas a un diagnóstico claro hasta varios estudios previos, tras hablar con familiares y allegados, ya que el niño no te puede decir si le duele aquí o le ocurre tal cosa. El diagnóstico es más complicado.

 

 

¿Qué opinión le merece el turismo sanitario?

Estuve una época operando enfermos accidentados de la costa y con muy buenos resultados. El solucionar problemas a pacientes extranjeros aporta mucho, enriquece culturalmente. Aporta cultura el tratar personas que piensan de manera diferentes. He tratado pacientes que vienen a buscarte de otros sitios y eso es de lo que más satisfacción me da, que la gente te busque y le puedas arreglar el problema. Aunque no te lo agradezcan, porque ni siquiera saben lo que le has hecho, pero da igual lo que piense la gente, la satisfacción es tuya, no del otro. Traumatología puede que sea una especialidad amplísima, pero para hacer lo mejor posible algo, hay que especializarse, no puedes tratar todo, si no la especialización disminuye. En EE.UU., se hace la “súper especialidad” y a mitad de la residencia sabes cual vas a elegir. A más especializado, más avanza el trabajo del profesional, yo avanzo sabiendo lo que busco, repitiendo y repitiendo la jugada, Yo tengo una curva de aprendizaje, pero si tienes catorce, nunca vas a llegar a la cima del la curva.

 

¿Recomienda la experiencia de salir al extranjero a los que comienzan?

Sin duda, es enriquecedor. A mí me enseñaron gratis, como lo hizo en su día Ponseti, así que yo considero que debo enseñar gratis lo mismo a otras personas y, si puedo, ayudar a la gente, pero no me siento más orgulloso ni menos, sólo creo que como ser humano lo debemos hacer, es una labor. Cuando estuve en Madagascar tenía que regatear el precio de los quirófanos como si fuera un mercado, de esa manera podía operar a un mayor número de pacientes. En cambio, en India, Vicente Ferrer lo tenía todo muy organizado, es brutal lo que tiene montado allí. Disfruto mucho en mi trabajo, estoy enamorado de lo que hago y soy un apasionado, sé que no me equivoqué al elegir. La vida me ha llevado hacia este camino, creer que puedes elegir en la vida, no es cierto, la vida te dirige a ti.

3D, EL DISEÑO DE LA SONRISA EN EL SIGLO XXI

En un cuarto de siglo, la evolución de la odontología ha pasado por la concienciación del paciente en la buena higiene hasta los avances técnicos en el sector. Tanto en el mundo de la medicina como en la vida misma, se insiste siempre que es mejor prevenir que curar. “La prevención no sólo consta del cepillado de los dientes, es mucho más, es analizar los factores de riesgo de manera individual y evaluar un pronóstico personalizado para un plan preventivo”, asegura el Dr. Cuevas, doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga y doctor en Odontología. Quien dirige, junto a la Dra. Queipo,  la Clínica dental Cuevas Queipo, en pleno centro de Málaga.

“Más del 80% de los pacientes, dicen lavarse los dientes, por lo menos, dos veces al día. Saben que la prevención y el cuidado bajan la probabilidad de la aparición de problemas periodontales. Además, el paciente está mejor informado y conoce las negativas de no tener una buen cuidado, que no puede acarrear sólo un simple dolor de muelas, sino agravar patologías como la diabetes o la hipertensión”, afirma el Dr. Cuevas.

En el área de la Odontoestomatología, el desarrollo no sólo lo ha agradecido el doctor y los especialistas, debido a la evolución técnica, también ha notado ese gran cambio el propio paciente. “Gracias a las nuevas tecnologías que convierten los tratamientos en ultraconsevadores y a métodos de relajación y sedación, los pacientes ya acuden sin los antiguos miedos al dentista. Las técnicas con láser, los controles tridimensionales y diagnósticos, la confección de piezas y tratamientos, combinados con las técnicas de sedación, han disminuido de manera espectacular cualquier molestia para el paciente”, alega el Dr. Cuevas.

“La coordinación en un plan de tratamiento es fundamental” en Cuevas Queipo cuentan con un equipo de profesionales con dedicación exclusiva, cada uno de ellos, en las diferentes disciplinas: en periodoncia, ortodoncia, endodoncia, cirugía oral y máxilofacial, implantología y  prostodoncia, odontopediatría, y anestesiología. Y en estética dental donde  se realizan tratamientos interdisciplinares.

El que fuera presidente de la Sociedad Española de Odontología Restauradora Informatizada (SEORI) y director en España de la International Society of Computarized Dentistry, Dr. Cuevas, insiste en “la biocompatibilidad en los materiales dentales, la cual permite que sean aceptados por el organismo a corto y largo plazo”.

Diseñar la sonrisa

Cuevas, experto en novedades de aplicaciones informáticas en la odontología tanto en relación con prótesis dentales, cirugía asistida por ordenador y radiodiagnóstico dental, destaca el gran paso que supuso “la introducción de la radiografía en 3 dimensiones”.

El llamado diseño de la sonrisa digital ha podido ser posible gracias a “la tecnología robotizada, construcción de prótesis y tratamientos de ortodoncia asistida por ordenador CAD-CAM”, ésto permite la fabricación de piezas dentales por ordenador, gracias a “los programas 3D. Dichas imágenes son algo nuevo para muchos profesionales de la Odontología”, aunque el doctor insiste que lleva “en nuestra clinica, aplicándose esta metodología de control 3D desde hace 25 años”. Por otro lado, “la radiología tridimensional  ha evolucionado, de tal forma, que está consiguiendo diagnosticar de manera muy poco invasiva, más rápida y más efectiva”.

La mejora en el proyecto del diseño dental “ya es una realidad, el diseño previo de la prótesis gracias a los datos 3D de la tomografía volumétrica digital, permite que se realice los implantes para las prótesis y mejora el trabajo clínico, planificación protética y quirúrgica simultánea. De esta manera, se consigue un resultado óptimo. Sin olvidar  que “se han conseguido con un mínimo nivel exposición a la radiación, ya muy reducida”.

La inclusión de la radiología volumétrica ha permitido que  “nuestra resolución sea más correcta gracias a la gran cantidad de datos que aporta la radiología volumétrica”. De todas maneras, “las imágenes 2D y 3D se complementan, una ofrece visión global y la otra, detalles de la anatomía”. Las imágenes 3D para odontología están ocupando un puesto importante. Aunque es destacable saber que los obstáculos del 3D está en el desconocimiento de su técnica y en su coste, por lo demás, “el gran impacto que fue en el siglo XX la radiología convencional se superará en este siglo XXI por los sistemas de imágenes 3D en el sector odontológico”, asegura Cuevas.

Publicado en: Spanien Aktuell (Aleman).

Dr.Cuevas