“Prefiero ese paciente que confía en nosotros por nuestra calidad, eso es lo que se merece España”

Pablo Avilés

 

El Dr. Pablo Avilés conoció la profesión gracias a su padre, también odontólogo. Iba a la consulta de éste desde pequeño y absorbió la profesión desde entonces. Comenzó a estudiar en Madrid y cada verano hacía prácticas en la consulta familiar, empezó haciendo limpiezas y esa experiencia le ayudó mucho. Tanto a su padre como a él les ha gustado siempre mucho el bricolage y esta profesión tiene algo de ello.

¿Por qué eligió estudiar odontología?

Es cierto que mi padre me recomendó estudiar esta carrera y, por suerte, la opción elegida me gustó. Existe el riesgo, como le pasa a mucha gente, que al final se da cuenta que no es su profesión, ni lo que esperaba.

¿Cuántos años lleva en la profesión?

Quince años.

¿Trabaja en pública y privada?

Sólo en privada.

¿Por qué la sanidad privada?

La pública es más para médicos. En pública no hay odontología, antes había, pero poca cosa, solo extracciones.

¿Qué opina de la medicina privada en Andalucía y, en concreto, en Málaga?

La época de crisis ha hecho mucho daño al sector de la odontología, pero no por la desaparición de clínicas, sino de todo lo contrario. Empresarios, que no odontólogos, se pusieron a montar clínicas por el puro negocio y, con ello, comenzó una guerra publicitaria. Ésto también ha sido consecuencia de la salida masiva de licenciados. Las universidades han sacado cada vez más plazas, licenciándose en España entre 1.000 ó 2.000 odontólogos al año. La oferta de profesionales, la mayoría de los casos recién salidos de la facultad, aceptando salarios bajos y el interés del empresario de montar un negocio, aún sin conocimiento en la parte de salud, ha ofertado a la sociedad precios más bajos, pero de peor calidad, ya que el empresario quiere ganar dinero, pero en realidad no conoce lo suficiente la profesión como para hacer una valoración calidad-precio, cosa que sí lo puede llevar a cabo un odontólogo. Y a ésto, se suma que el empresario se mete en los diagnósticos sin saber. A largo plazo, se verá hacia donde nos lleva la guerra de precios, ya que el paciente, en la mayoría de los casos, no sabe diferenciar la calidad de un tratamiento u otro, sólo tiene como guía el precio. Por ejemplo, un implante se puede hacer manual o a través de tecnología, en ese caso, aumenta la calidad, pero también triplica el precio.

Por otro lado, la crisis también ha sido positiva, en tanto en cuanto, ha incentivado la preparación del recién licenciado. Al no encontrar trabajo, muchos profesionales han invertido su tiempo en seguir formándose con máster y especialidades y, aunque no tengan experiencia en la práctica, sí existen hoy en día muchos jóvenes odontólogos con mucho conocimiento teórico.

¿Existe una lucha por captar al paciente?

Yo no entro en la lucha por captar pacientes, en nuestra empresa, en Clínica Avilés y Román trabajamos con calidad y eso se refleja en el número de pacientes. No podemos estar explicando cada detalle de por que aquí cuesta un tratamiento el doble que en otra clínica, simplemente tenemos estos precios porque a nosotros nos cuesta eso. Tenemos suerte que no nos ha afectado la crisis como sí le ha pasado al profesional tradicional.

¿Cómo definiría la profesión de odontólogo?

Dentro de las ciencias de la salud, está bastante bien valorada y pagada, nosotros no jugamos con la vida de nadie y eso te quita mucho estrés en el trabajo. Hay mucha competencia, pero se puede vivir bien. Lo que sí que es verdad es que es una profesión que se da a la guerra de precios.

¿Cuál ha sido su mayor logro hasta ahora en su carrera profesional? ¿Cuáles son las técnicas pioneras que ofrece el mercado actualmente y de cuales dispone usted en su  equipo médico?

En el año 2006, traje una técnica de cirugía guiada por ordenador, para sólo tener que realizar incisiones mínimas. Fui el primero en traerla a Andalucía, tras coger mucha experiencia, me dediqué a explicarla a otros profesionales. Actualmente, sólo se usa para casos concretos.

La cirugía guiada mínimamente invasiva es un simulador que te hace una plantilla para que la coloques en la boca del paciente al igual que lo has visto en el software del ordenador, es una cirugía muy certera, impide hacer cortes en la encía del paciente y evitar posibles infecciones.

Por otro lado, para evitar esperar meses con un injerto de hueso, se utilizan los implantes cigomáticos o transcigomáticos, son más largos de lo normal, y se anclan en el pómulo por la cara interna. Utilizando implantes más largos, si no hay hueso maxilar, en la cara interna del pómulo con cuatro anclajes podemos colocarlo en el mismo momento. Eso fue una revolución, es una técnica llamada cirugía dental de cigomáticos con más de treinta años, inventada por el doctor sueco, Branemark, padre de la implantología dental moderna, pero que aquí en Málaga no se utilizaba hasta traerla nosotros.

También podemos hablar de la máquina de prótesis que tenemos en la clínica, única en Andalucía, y una de las tres existentes en toda España. Se trata de un centro de fresado de titanio y cromo-cobalto, subvencionado por la Junta de Andalucía.

Las estructuras metálicas que van dentro de las prótesis, siempre se habían hecho con técnicas manuales con cera y, posteriormente, una fase de yeso. Es un proceso con contracciones y dilataciones, lo que lleva a no tener un ajuste exacto. En el campo de la implantología todo debe ir perfectamente ajustado, lo ideal es hacerlo en titanio. De ahí, lo innovador de la máquina de fresado que ofrece la máxima precisión. Lo que realiza es el fresado de la estructura, se hace la pieza a medida de un bloque de titanio. Con esta máquina se diseña por ordenador y se saca en un bloque y con ajuste perfecto.

¿Qué tipo de casos son los más comunes?

Caries, es de las enfermedades no contagiosas que más prevalece en el mundo.

¿Y casos complicados?

No hay muchos, es más la estética. Como la estructura facial o la mordida que en odontología no podemos cambiarla, hay que derivarlo a un máxilofacial. Ese tipo de intervención es de la más complicada, pero la realizan nuestros maxilofaciales asociados.

¿Existe diferencias en odontología entre un adulto y un niño?

Para los niños hay tres tratamientos: en primer lugar, mantenerle el diente de leche, antes se quitaba, pero ahora se mantiene y se trata para que sirva de guía al definitivo y no se formen pequeñas anomalías. En segundo lugar, y si no ha llegado al nervio se hace un empaste, si ha llegado, se realiza una pulpotomía, es como una endodoncia, pero para el diente de leche. En tercer lugar, y si hubiera que quitar el diente, se pone un mantenedor de espacio. Si el diente es definitivo hay que mantenerlo a toda costa con diferentes técnicas. Por su parte, los adultos vienen por caries o mantenimiento estético.

¿Qué opina de la situación actual de la medicina privada en Andalucía y, en concreto, en Málaga?

No puedo dar una opinión en primera persona, sólo de oídas, por otros compañeros. Y como paciente, sólo acudo a la privada.

¿Qué opina de la idea que tenemos en la Fundación Málaga Health de conseguir que los pacientes vengan de otros lugares por la excelencia de la medicina en la Costa del Sol?

El poder acceder a gente que piensen que se lo vamos a hacer mejor que en su país puede pasar respecto a un marroquí, pero un inglés o un francés viene sólo por el precio. Ellos han venido por el boca a boca.

¿Qué opinión le merece el turismo sanitario?

Hace muchos años empecé ha tratar a pacientes de fuera, ingleses en concreto. Les salía mucho más barato tratarse aquí, pero no porque en Inglaterra fuera de peor calidad, sólo era por el dinero, se ahorraban miles de libras. En cambio, los pacientes que he tenido de Marruecos venían por mayor calidad y mejor precio que en su país. En definitiva, son dos tipos de turismo sanitario. El turismo que viene aquí porque es más barato que en su país, nunca me ha gustado, prefiero ese paciente que confía en nosotros por nuestra calidad, eso lo que se merece España.

3D, EL DISEÑO DE LA SONRISA EN EL SIGLO XXI

En un cuarto de siglo, la evolución de la odontología ha pasado por la concienciación del paciente en la buena higiene hasta los avances técnicos en el sector. Tanto en el mundo de la medicina como en la vida misma, se insiste siempre que es mejor prevenir que curar. “La prevención no sólo consta del cepillado de los dientes, es mucho más, es analizar los factores de riesgo de manera individual y evaluar un pronóstico personalizado para un plan preventivo”, asegura el Dr. Cuevas, doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga y doctor en Odontología. Quien dirige, junto a la Dra. Queipo,  la Clínica dental Cuevas Queipo, en pleno centro de Málaga.

“Más del 80% de los pacientes, dicen lavarse los dientes, por lo menos, dos veces al día. Saben que la prevención y el cuidado bajan la probabilidad de la aparición de problemas periodontales. Además, el paciente está mejor informado y conoce las negativas de no tener una buen cuidado, que no puede acarrear sólo un simple dolor de muelas, sino agravar patologías como la diabetes o la hipertensión”, afirma el Dr. Cuevas.

En el área de la Odontoestomatología, el desarrollo no sólo lo ha agradecido el doctor y los especialistas, debido a la evolución técnica, también ha notado ese gran cambio el propio paciente. “Gracias a las nuevas tecnologías que convierten los tratamientos en ultraconsevadores y a métodos de relajación y sedación, los pacientes ya acuden sin los antiguos miedos al dentista. Las técnicas con láser, los controles tridimensionales y diagnósticos, la confección de piezas y tratamientos, combinados con las técnicas de sedación, han disminuido de manera espectacular cualquier molestia para el paciente”, alega el Dr. Cuevas.

“La coordinación en un plan de tratamiento es fundamental” en Cuevas Queipo cuentan con un equipo de profesionales con dedicación exclusiva, cada uno de ellos, en las diferentes disciplinas: en periodoncia, ortodoncia, endodoncia, cirugía oral y máxilofacial, implantología y  prostodoncia, odontopediatría, y anestesiología. Y en estética dental donde  se realizan tratamientos interdisciplinares.

El que fuera presidente de la Sociedad Española de Odontología Restauradora Informatizada (SEORI) y director en España de la International Society of Computarized Dentistry, Dr. Cuevas, insiste en “la biocompatibilidad en los materiales dentales, la cual permite que sean aceptados por el organismo a corto y largo plazo”.

Diseñar la sonrisa

Cuevas, experto en novedades de aplicaciones informáticas en la odontología tanto en relación con prótesis dentales, cirugía asistida por ordenador y radiodiagnóstico dental, destaca el gran paso que supuso “la introducción de la radiografía en 3 dimensiones”.

El llamado diseño de la sonrisa digital ha podido ser posible gracias a “la tecnología robotizada, construcción de prótesis y tratamientos de ortodoncia asistida por ordenador CAD-CAM”, ésto permite la fabricación de piezas dentales por ordenador, gracias a “los programas 3D. Dichas imágenes son algo nuevo para muchos profesionales de la Odontología”, aunque el doctor insiste que lleva “en nuestra clinica, aplicándose esta metodología de control 3D desde hace 25 años”. Por otro lado, “la radiología tridimensional  ha evolucionado, de tal forma, que está consiguiendo diagnosticar de manera muy poco invasiva, más rápida y más efectiva”.

La mejora en el proyecto del diseño dental “ya es una realidad, el diseño previo de la prótesis gracias a los datos 3D de la tomografía volumétrica digital, permite que se realice los implantes para las prótesis y mejora el trabajo clínico, planificación protética y quirúrgica simultánea. De esta manera, se consigue un resultado óptimo. Sin olvidar  que “se han conseguido con un mínimo nivel exposición a la radiación, ya muy reducida”.

La inclusión de la radiología volumétrica ha permitido que  “nuestra resolución sea más correcta gracias a la gran cantidad de datos que aporta la radiología volumétrica”. De todas maneras, “las imágenes 2D y 3D se complementan, una ofrece visión global y la otra, detalles de la anatomía”. Las imágenes 3D para odontología están ocupando un puesto importante. Aunque es destacable saber que los obstáculos del 3D está en el desconocimiento de su técnica y en su coste, por lo demás, “el gran impacto que fue en el siglo XX la radiología convencional se superará en este siglo XXI por los sistemas de imágenes 3D en el sector odontológico”, asegura Cuevas.

Publicado en: Spanien Aktuell (Aleman).

Dr.Cuevas