“El pasado año, nuestro equipo médico trató 25 niños de neonato con 1.500 g. y 10 de menos de 1.000 g.”

Home » Especialidades » “El pasado año, nuestro equipo médico trató 25 niños de neonato con 1.500 g. y 10 de menos de 1.000 g.”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A pesar de llevar unos treinta años dedicándose a la medicina y, en concreto, a la pediatría, el Dr. Manolo Baca continúa teniendo la ilusión y la motivación con la que seguir avanzando en la excelencia médica. Sin tener un ambiente médico familiar, siempre quiso ser pediatra, porque le gustan “las especialidades en las que la gente se cura”.

¿Por qué eligió esta especialidad?

Me ha gustado tratar pacientes que el resultado fuera bueno. La pediatría tiene sus complicaciones, como todas, pero en la práctica es una especialidad positiva, en lo que se refiere a la solución del problema.

¿Su mayor logro en esta carrera profesional?

El ir adaptándome a las circunstancias. Ha cambiado todo tanto desde que yo empecé a estudiar la carrera, como nuevas técnicas. El adaptarme a entornos y situaciones distintas ha sido muy importante para mí y mi carrera.

¿Qué diferencia encuentra entre el trabajo hace veinte o treinta años y el actual?Hace treinta años el trabajo se podía considerar más artesanal, con las ventajas que tiene lo artesanal, pero con las imperfecciones que conlleva. Había bastante poca homogeneidad en la actuación. Es cierto que hoy día hay diferencias en lo que realiza cada profesional, pero se ha entrado en una actuación más coordinada, más consenso en lo que se hace, en una idea de intentar trabajar con evidencias y de tener como objetivo la excelencia. Creo que se está avanzando mucho desde el punto de vista tecnológico, porque hay mucha implicación tecnológica. Todo aquello que se supone que es tecnología artificial, se está adaptando. Eso va desde las redes sociales que está teniendo un gran impacto en mi especialidad hasta la medición de las constantes de niños que son incongruentes. Esa parte artificial digital está teniendo mucho impacto en pediatría.

¿Y lo bueno de años atrás?

Con la idea artesanal, había una implicación más personal. Seguramente las posibles utilidades tecnológicas no se podían utilizar, pero el pediatra estaba mucho más integrado en lo que era el entorno familiar. Diferente a hoy día, que existe desapego, pero por las circunstancias actuales, y eso hace que no exista esa implicación.

La idea de que el pediatra es uno más de la familia ha disminuido en intensidad. La prescripción se hace dentro de unos estándares mucho más movidos por criterios médicos, actualmente no se receta un antibiótico sin una justificación, cuando hubo épocas en que no se manejaban con la misma exquisitez. Por ello, en lo que es el terreno de la prescripción, hemos mejorado, los proceso son mucho más depurados. Hay mucha más conciencia, un punto de vista más científico. En cambio, el trato e implicación familiar ha disminuido. Ésto también se debe a la inmediatez, si tenemos al niño con fiebre, no esperamos a su pediatra, lo llevamos a urgencias, con lo cual aparecen una serie de profesionales fantásticos que resuelven la situación, pero hace que el contacto con el paciente sea distinto. En el terreno de la prescripción se ha ganado, no se receta con tanta ligereza.

¿Por qué la sanidad privada?

La privada no debe nacer para cubrir lo que falta en la pública, sino con la vocación de cubrirlo todo. Las posibilidades de innovación pueden ser mayores, ya que el tener unos recursos manejados de una manera más eficaz posibilita seguir implicando recursos para eso, cuando la pública tiene que hacer una distribución con una equidad que seguramente no le permite llegar a todas las posibilidades que existen.

Actualmente el ritmo de inversión es mayor en la privada, cosa que hace años no era así, la pujanza de la inversión está correspondiendo ahora mismo a la privada.

¿Qué opina de la situación actual de la medicina privada en Andalucía y, en concreto, en Málaga?

Bueno, Andalucía es mucho más grande que algunos países de Europa, yo toda la comunidad no la conozco, sí los grandes núcleos cono Málaga, Sevilla, Granada o Córdoba. En el nivel de la medicina privada es un icono sobre todo Málaga. Estamos a un nivel de desarrollo en medicina como cualquier región europea de las más altas cotas de desarrollo.

¿Cuáles son las especialidades mejor posicionadas en nuestra provincia?

Las de alta cualificación tecnológica, de tal manera, cualquier cirugía u oncología, queda por dar un salto muy importante en mi especialidad, pediatría. El nacimiento de prematuros y todas las técnicas de reproducción asistidas están cogiendo una pujanza tremenda en todo el mundo occidental. Nuestro país tiene una legislación que permite tener amplio desarrollo de todas estas técnicas de reproducción asistida. Tenemos el desarrollo tecnológico suficiente para poder entrar en las zonas de mayor intríngulis, en cuanto al diagnóstico genético en el tratamiento fetal, será un desarrollo tremendo en el embarazo, la fertilización y el nacimiento feliz.

 ¿Cuáles son los centros pioneros en ginecología o pediatría?

Barro para casa, en Quirón tenemos la única UCI neonatal que hay en Andalucía, con diez puestos intensivos de neonatales. El año pasado tuvimos veinticinco niños de neo con 1.500 g. y 10 de menos de 1.000 g. Hacemos en los prematuros todas la cirugías como la digestiva, urológica compleja y neurocirugía. Desde el primer día se apostó por ese desarrollo y es equiparable a cualquier centro nacional e internacional. Por eso, seguramente, de todos estos niños que te he ido nombrando, de los trescientos ingresos de niños, posiblemente un 30 %  fue de niños extranjeros.

¿Cómo definiría su especialidad?

Contiene todas las facetas. Va desde el cuidado y desarrollo del niño hasta la atención de toda la familia, teniendo en cuenta las circunstancias sociales que influyen en la familia y por el lado más tecnológico, necesitamos mucho, va desde los intensivos pediátricos al desarrollo en todas las especialidades. Nosotros tenemos endocrinología, reumatología, nefrología, digestivo e incluso cosas más especiales como una consulta para niños adoptados o anoréxicos.

 ¿Cuáles son las técnicas pioneras que ofrece el mercado actualmente y de cuales dispone usted en su  equipo médico?

En neonatal es fundamental conseguir la situación que tiene el feto intrauterino y eso se consigue, a veces, con artilugios tecnológicos muy complejos que van desde gases especiales que permiten el desarrollo del pulmón, como es el nítrico, a datos muy sofisticados que permiten el desarrollo de ese pulmón del niño de 400 g. y que, durante esos dos meses que se le presta asistencia, sea el correcto. Por no entrar ya en el terreno de la gama neurológica, porque para conseguirle el desarrollo de ese cerebro que durante el embarazo no dio señales negativas, pero que luego dio problemas, hace falta apoyarse mucho monitorizar parámetros muy concretos. Para niños más mayores y cuando llega la epidemia de problemas respiratorios, tenemos los gases como el helio, que creo que también somos centro pionero en tenerlo, o todo aquello que va relacionado con intervenciones de neurocirugía y con el control sobre la evolución que podría tener.

 ¿Qué tipo de casos son los más comunes?

Dos grandes puntos de atención: el recién nacido sano y en urgencias el niño con fiebre. En nuestra urgencia tenemos un sistema con una consulta especial, ahí se valoran si lo síntomas que trae el paciente son graves, de esa manera ningún niño con algo realmente importante tiene que esperar su turno, esa es una atención inmediata. El ser capaces de aportar algo nuevo cada año da tranquilidad a las familias. El año pasado vinos 40.000 niños en urgencias, ¡imagínate!

¿Qué tipo de casos han sido los más complicados?

Hoy día la pediatría abarca mucho. Los prematuros pequeñitos llaman mucho la atención, el primero que tuvimos en Quirón fue el séptimo parto que realizamos y fue una prematura que se llamó Irene y pesó 700 g.  También llevamos a cabo un gran logro cuando hicimos a uno de nuestros bebés una reconstrucción de la vena pulmonar. Habitualmente se ponen uno, dos o tres stents en la vena pulmonar y en la de esa niña pusimos 17.

Cada una de las especialidades nos ha ido dando paciente complejos. En pacientes con síndrome genético, como actualmente su diagnóstico es tan complejo, algunos diagnósticos son rechazados de otros centros y el tener la posibilidad de disponer de todos los diagnósticos moleculares nos ha dado la posibilidad de dar diagnósticos realmente complejos.

¿Dificultades respecto a un adulto?

Sobre todo es que las a especialidades pediatras no tienen nada que ver con las de un adulto. La diabetes de un niño es diferente a la del adulto, al igual que la psiquiatría o la hiperactividad o el autismo, nada parecido al adulto. Las personas mayores y los niños tienen especialidades que funcionan paralelar, pero que no tiene nada que ver. E incluso ni si quiera las técnicas que se usan.

En su opinión, ¿qué diferencia hay entre la sanidad pública y la privada?

He trabajado veinte años en la pública, así que conozco bien las dos. Son como una pareja que se tienen que entender, cada una con su parcela. La pública tiene la ventaja de tener un aparato enorme que es el Estado, con todo lo que eso significa y eso hace mucho en la plantilla y en los medios. La privada lleva mucho menos tiempo y es más homogénea, dependiendo en la zona donde te muevas del país, pero ha empezado intentando solventar lagunas que había en la pública. Tengo la sensación, visto desde fuera, que la gestión de la estructura es mucho más eficiente en la privada que en la pública. Con lo cual, los medios tienen una capacidad mayor de utilización y de rendimiento.

¿Qué opinión le merece el turismo sanitario?

Considero que el turismo sanitario es de las mejores cosas del mundo, ya que las posibilidades de tratamiento para una persona no deben depender de su ubicación geográfica. Málaga reúne todas las posibilidades para el turismo sanitario. El turismo de ocio nació como un concepto minusvalorado, pero pasaron los años y la provincia de Málaga se convirtió en un motor de la economía andaluza y eso es gracias al turismo. Y con el turismo sanitario, creo que va a pasará prácticamente lo mismo. Aún no se ve con la suficiente entidad como para sentirlo como un motor, pero estoy convencido que cuando pasen unos años, el motor de nuestra sanidad en la provincia y en la autonomía será el turismo sanitario. Si tengo una unidad médica muy potente de la especialidad que sea, ¿por qué una persona no va a venir a operarse aquí si  además tiene las mejores condiciones de clima, servicios, atención para su mejor y pronta recuperación? Incluso cuando está sano, son las mejores condiciones, mucho mejor cuando estás enfermo.

Quiero darlas las gracias por hacer este tipo de actividad, ya que muchas veces no valoramos, lo suficiente, que existan grupos  como Málaga Health que se dedique a pensar y tener imaginación para impulsar proyectos nuevos éste que genera calidad y riqueza.

Firmado: Manolo Baca.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies